MEDIACIÓN ES EL DERECHO A OPTAR ENTRE NUESTRO ACUERDO JUSTO Y SU JUSTA SENTENCIA O RESOLUCIÓN

MEDIACIÓN ES EL DERECHO A OPTAR  ENTRE NUESTRO ACUERDO JUSTO Y  SU JUSTA SENTENCIA O RESOLUCIÓN

La mediación no es la panacea que todo lo arregla, los mediadores no ofrecemos humo, tan solo una nueva oportunidad para el justiciable. La mediación, junto a otras alternativas, es un procedimiento optativo al que se puede acudir voluntariamente, cuando  me encuentro ante un conflicto que no soy capaz de solucionar y necesito ayuda para ello, pero ayuda no tiene porqué significar dejar en manos de otra persona la solución. La solución puede estar en mis manos y no la veo,  por el bloqueo existente e inherente a la situación, por lo que haría falta indagar entre las posiciones, los intereses y las necesidades, e ir extrayendo posibilidades hasta encontrar la más satisfactoria para las partes implicadas, esa es la misión del Mediador escuchar activamente para reconducir al diálogo y desbloquear.

Nuestra sociedad se ha ido acomodando a que sea otra persona la que solucione, que sea un tercero investido de  autoridad, el que tras un riguroso proceso, con sus plazos, sus formalismos, sus objetivos y finalidades determinados, etc.. de la solución, o más bien la razón. El afán de victoria, de ser el ganador, aunque sea reclamando tus derechos subjetivos de carácter personal. Si verdaderamente confío que estoy en mi derecho ¿porqué litigarlo? ¿no es más fácil hablarlo, dialogar, escuchar y extraer la solución razonable para ambos?. Tal vez de miedo a escuchar a la otra parte, a que sus razonamientos  puedan hacer ver que me equivoco, o tal vez por orgullo personal, por el rencor que se va almacenando por esa falta de olvido.

Si verdaderamente crees que llevas razón, lo que interesa, el fin último  es que la otra parte cumpla y haga lo que se necesita, de que te sirve que sea un tercero el que imponga algo que posiblemente tarde muchísimo e incluso nunca se va a poder cumplir o ejecutar, ni de forma parcial siquiera. Sería mas lógico buscar el interés por un cumplimiento efectivo para satisfacción de las necesidades objetivas o subjetivas de ambos.

Ahora bien, el problema que nos encontramos los mediadores es cómo hacer ver a las personas que la mediación es una opción que se elige entre varias vías de solución, y para ello nos vemos en el laberinto de difundir y demostrar con la práctica, la cual es casi nula, sobre todo en Andalucía, ya que hay una tremenda desconfianza en este proceso. Hay muchas limitaciones, en primer lugar la falta de conocimiento, para continuar después con la existencia, hasta no hace mucho, de una única opción, el litigio, la acomodación a que sea otra persona la que decida sobre nuestras vidas, y si se equivoca la culpa es de ella.

¿Y qué estamos haciendo los mediadores para ello? explicar, divulgar, difundir las ventajas de la mediación, los beneficios  están muy claros, y se  reiteran en Congresos, Doctrinas, Talleres etc, se crean un sin fin de Instituciones, hay innumerables variedades de cursos para formar a mediadores, pero el fin último no lo estamos consiguiendo, el fin es que se utilice la mediación, las utilidades y beneficios ya la sabemos los mediadores y las instituciones, ¿y los mediados?. Falta esa transmisión a los mediados de las ventajas  a pie de calle, y para ello todas las Instituciones, Asociaciones, etc se deberían de unir, pues coincidimos en un fin común, el ejercicio de la opción a la mediación, o es que ¿quizás hay otros fines?

¡Mediación es un derecho a elegir entre Nuestro Acuerdo Justo y su Justa Resolución!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *